Nombres para empresas [GUÍA 2019 + 87 Ejemplos]

¿Estás buscando ideas de nombres para empresas? Si es así, sigue leyendo porque esto te va a interesar. En este artículo vas a aprender lo siguiente:

  • Cómo crear ideas de nombres originales para tu empresa (con la ayuda de 7 métodos y 87 ejemplos de marcas exitosas)
  • Cómo evaluar esas ideas y quedarte solo con un nombre ganador (para que no solo sea un nombre bonito, sino un nombre que represente a tu empresa y te haga vender más)
  • Cómo comprobar tus nombres legalmente (si no conoces esto, puedes tener un montón de problemas desagradables con el nombre de tu empresa).

Pero primero, te hago una pregunta:

¿Sabes por qué el nombre de tu empresa es tan importante?

Te doy 5 razones (y la número 4 te sorprenderá, como se suele decir, jeje).

Razón 1. Puede ser una excelente primera impresión… o no.

Ya sabes lo que dicen. No hay una segunda oportunidad para crear una buena primera impresión.

No elijas un nombre cualquiera. ¡Las apariencias importan! ¿De verdad quieres desaprovechar la oportunidad de destacar entre tu competencia con una primera impresión memorable? 

Razón 2. Conectar con tus clientes… para vender mejor

Las marcas son esa llave mágica que te hace conectar con los clientes, ser deseado y ser recordado. Piensa en Nike o en Chanel. Todos sabemos lo valioso que es tener una buena marca para cualquier empresa.

Y la base de una buena marca es un buen nombre. ¿Te has parado a pensar que es lo único que permanece para siempre?

Razón 3. Cuesta mucho cambiar un mal nombre (en tiempo y en dinero) 

Los logotipos cambian, las páginas webs cambian, tus productos cambian… pero si un nombre cambia… malo, malo.

Cambiar de nombre es comenzar desde cero otra vez a nivel de marca. Volver a currarte todo desde el principio. Una pérdida de tiempo, dinero… y también ilusión. ¡Con lo que te ha costado!

Razón 4. Un buen nombre te permite vender más 

Piensa en Häagen-Dazs. ¿Qué te sugiere su nombre? Seguramente helados de origen nórdico, ¿quizá hechos en Suecia? Esta empresa de Nueva York consigue vender más gracias a un nombre que evoca valores de alta calidad premium. (Eso sí, sus helados están a la altura de su nombre. ¡Qué hambre me está entrando!)

Y ¿cuánto dinero representó para Apple desmarcarse totalmente con un nombre más humano, fresco y sencillo que los de sus fríos competidores tecnológicos de la época?

Razón 5. ¡Empezar de una vez!

“He visto cosas que vosotros no creeríais”. Emprendedores bloqueados pensando su nombre durante meses. Aplazar lanzamientos durante semanas. Todos esos proyectos se perderán en el tiempo. Todo por no tener un buen nombre.

¡Empieza ya! La vida es muy corta para retrasar el proyecto que te ilusiona porque no tienes aún el nombre perfecto para él. Cada día que pasa pierdes mucho.

Cómo elegir el nombre de tu empresa: primeros pasos

Cualquiera puede encontrar un nombre bonito

Lo difícil es crear un nombre que no solo sea bonito sino que sea perfecto para tu empresa.

Que sea acorde a tu estrategia empresarial, ideal para tu público, que destaque entre tus competidores, que potencie el valor de tus productos o servicios…

Claro, ya tenemos un problema: ¿qué pasa si aún no tienes clara del todo tu estrategia, público, competencia…?

No te preocupes.

Si todavía andas dándole vueltas a tu modelo de negocio (lo cual es muy normal), contestar a estas preguntas te puede ayudar a poner en claro los aspectos clave de tu proyecto:

¿Cuál es la misión de mi empresa?

Escríbelo en un frase corta y objetiva. Ejemplo: “una empresa de paseos para perros que incluye adiestramiento canino profesional”.

¿Quiénes son mis competidores principales? 

Ejemplo (en el caso de una app para deportistas): “Strava, Endomondo, Runtastic, Runkeeper, Sport Tracker, MapMyRun, Garmin, Polar, Sunnto”.

¿Cómo me gustaría que mi empresa fuese percibida por mis clientes? 

Son lo que se llaman “valores de marca”. Cada empresa tiene los suyos. Ejemplo: “Innovadora, estratégica, amigable, integral, simple, accesible, confiable, humana.”

¿Cómo es (o cómo quiero que sea) mi público? 

Descríbelo todo lo que puedas. Ejemplo: “Novias jóvenes (25-35 años), que quieran diseñar la boda de sus sueños, actual y bonita, pero que no saben por donde empezar. Tienen buen gusto, sensibilidad por la moda y poder adquisitivo”

¿Qué beneficio obtiene mi público de mi producto o servicio?

Indica beneficios objetivos y (muy importante) beneficios emocionales. Ejemplo: “Unas gafas de sol a un precio relativamente accesible. Sensación de aventura, libertad, ir a la moda pero a la vez ser únicos, sentirse que pertenecen a una comunidad muy cool”

¿Dónde operará mi empresa? Y ¿en qué idiomas?

No podemos dirigirnos a todo el mundo en todas partes y todos los idiomas. Es mucho mejor segmentar mucho. Ejemplos: “Solo en Ciudad de México. En idioma español”. “Operaremos en toda España, para público de habla castellana”.

(¡Ah! Estas preguntas son una versión reducida del cuestionario que yo siempre envío a mis clientes para crear sus nombres.)

Creando nombres para tu empresa: 7 métodos probados para encontrar nombres originales

Método #1: una metáfora audaz (la estrategia Apple)

nombres para empresasGracias al ejercicio anterior, seguro que puedes ver varios adjetivos realmente importantes en tu proyecto.

Adjetivos que representan tus «valores de marca», tus beneficios… ¿Verdad?

Elige el más importante.

Y después piensa en animales, objetos, lugares o… cualquier cosa que tenga esa cualidad. Esa es tu metáfora.

Por ejemplo, cuando Apple decidió llamarse Apple (manzana) lo hizo porque querían transmitir su frescura y simplicidad en un sector lleno de nombres tecnológicos, complicados y fríos.

Amazon eligió llamarse como el río más caudaloso del mundo (el Amazonas) porque querían transmitir que serían la mayor empresa de comercio electrónico del mundo (ya sabes: río, caudal, transacciones, etc).

La cerveza mexicana Corona (Coronita en España) se llama Corona porque quiere expresar que es excelente, que se trata de la mejor cerveza de México. “La cerveza regia.” Y de hecho es la marca más valiosa de México.

La marca Puma tiene un nombre que expresa dinamismo, fuerza, elegancia felina y rapidez. Las mismas cualidades que las de la ropa deportiva que fabrica. Otro animal, la paloma blanca, es la metáfora de los jabones Dove, que prometen pureza y suavidad natural.

También puedes fijarte en las características físicas de tu producto. Especialmente si tu producto es muy distintivo.

Por ejemplo, BlackBerry adoptó este nombre porque su teléfono móvil o celular inteligente con teclado físico se parecía mucho a una mora.

La empresa Caterpillar, el mayor fabricante del mundo en maquinaria para construcción, tomó su nombre de la palabra “oruga” en inglés, ya que sus máquinas tienen un mecanismo con el cual se deslizan de manera similar a una oruga.

Cornetto, la famosa marca de helados, se llama así porque su forma se asemeja a un cuerno, el instrumento musical medieval que en inglés se llama exactamente así: “cornetto”.

Dos requisitos sencillos:

  1. Tiene que ser una palabra que venga en el diccionario. Y has de escribirla tal cual, sin modificarla nada.
  2. No puede ser una palabra que describa objetivamente tu producto. Si vendes frutas, no puedes usar la palabra “manzana”. Si no, no hay metáfora. Pero si vendes ordenadores sí puedes usarla (si nadie lo ha hecho antes, jeje).

Fácil, ¿no?

Ah, y no tiene por qué ser en español. Puede ser en otro idioma (inglés, francés, italiano…) si la palabra y la metáfora son sencillas y son entendibles para tu público.

EJERCICIO 1. Crea hasta 5 nombres basados en metáforas. Algunas ideas en las que pensar:

  • Plantas (como el servicio de planificación financiera Mint, que quiere decir “menta”)
  • Colores (como la empresa de telefonía Orange o la plataforma de eCommerce Magento)
  • Frutas (como la marca de ropa Mango)
  • Edificios (como la marca de tabaco Parliament, “parlamento”)
  • Objetos (como la marca de ropa Stradivarius, que es el nombre del violín más caro del mundo)
  • Animales (como la marca inglesa de automóviles de lujo Jaguar)
  • Fenómenos meteorológicos (como la empresa de software Blizzard, que quiere decir “huracán”)
  • Medios de transporte (como el imperio textil Coach, que quiere decir “carruaje”)
  • Materiales (como Adobe, los creadores de Photoshop)
  • Palabras relacionadas con viajes: (como Safari para un navegador de internet)
  • Personajes mitológicos o arquetípicos: (como la empresa de tecnología Oracle, que quiere decir “oráculo” o Nike, que es la diosa griega de la victoria).
 

Método #2: en 2 palabras (la estrategia Netflix)

nombres para empresasEsta estrategia es muy poderosa y por eso es una de las más utilizadas. Se trata de responder con dos palabras a preguntas clave sobre tu proyecto, como:
  • ¿Qué es?
  • ¿Para qué sirve?
  • ¿Cómo es?
  • ¿Qué beneficio tiene?
Eso fue lo que hizo Facebook cuando decidió llamar a su red social “libro de caras”, literalmente. Respondió con dos palabras a la pregunta “¿Qué es?.”
 
Netflix es la mayor plataforma de vídeo en streaming a nivel mundial. Cuando crearon su marca, eligieron un nombre que combinaba los dos conceptos más importantes de su proyecto: vídeo e internet. ¿Qué te permite Netflix? Ver películas (en inglés coloquial “flicks”) en internet (“net”).
 
La aerolínea británica de bajo coste EasyJet también resumió de manera perfecta en las dos palabras de su nombre su posicionamiento de marca. ¿Para qué sirve? Para poder volar fácilmente, debido a su bajo coste.
 
El nombre PayPal se compone de los términos Pay (pagar) y Pal (colega, amigo). La combinación de estas dos palabras resultaba perfecta para una de las principales pasarelas de pago del mundo, cuya promesa de marca era facilitar los pagos online. ¿Cómo es? Es como un colega a la hora de realizar pagos.
 
Naturalmente, esta estrategia es válida tanto para servicios como para productos. Una de las marcas de baterías más famosas del mundo, Duracell, la utiliza. Duracell proviene de los términos “durable” + “cell” (batería o pila). ¿Qué beneficio tiene? Es una pila que dura más que el resto.
 
También es utilizada por RayBan. ¿Qué beneficio te proporcionan unas gafas RayBan? Bloquean (“ban”) los rayos solares (“ray”).
 
Y ¿por qué es tan potente esta estrategia? Porque si se utiliza bien, vas a obtener nombres que por un lado son atractivos (por su sonoridad, por su aspecto visual, porque tienen todos los dominios disponibles, porque son registrables…) y por otro lado sugieren algo sobre tu marca o dan alguna “pista” sobre tu proyecto. Es un win-win.
 
Fíjate en las combinaciones de palabras que suenen bien. Pueden rimar, empezar con la misma letra (PayPal) o tener cualidades sonoras que respondan a los valores del proyecto. Por ejemplo, el nombre Palmolive (aceite de palma + aceite de oliva) posee una sonoridad suave y amable, apropiada para un gel de baño delicado y untuoso.
 
Cuanto más descriptivas de tu actividad sean las palabras que elijas, más posibilidades hay de que tu nombre se quede obsoleto en el futuro. Por ello, trata de evitar los términos demasiado genéricos. Aunque a veces funcionan, como en el caso de Fotocasa, uno de los principales portales inmobiliarios online de España.
EJERCICIO 2. Crea hasta 5 nombres respondiendo con dos palabras a las siguientes preguntas:
  • ¿Qué es tu proyecto?
  • ¿Cómo es?
  • ¿Cuál es su utilidad?
  • ¿Qué características tiene?
  • ¿Qué te permite hacer?
 

Método #3: arte y parte (la estrategia Beats)

nombres para empresasCon este método, vamos a crear nombres de 3 maneras diferentes:
  • El todo por la parte.
  • La parte por el todo.
  • La causa por la consecuencia.
Quizá quieras que me explique un poco más, ¿no? Vamos allá.
 
Cuando el rapero estadounidense Dr. Dre creó su célebre marca de auriculares, le puso de nombre Beats. “Beats” significa “ritmos” en inglés. El ritmo, la música, es una consecuencia del producto. Nombramos la marca o el producto (la causa) por alguna consecuencia o beneficio de este (en este caso, el ritmo en tu oído).
 
La centenaria marca de limpieza Brillo, muy popular en Estados Unidos, nombra su producto (una esponja con jabón incorporado) por su consecuencia más evidente: el brillo. 
 
Head & Shoulders, la famosa marca de champú, se llama como su beneficio principal o consecuencia: tener libres de caspa la cabeza (“head”) y los hombros (“shoulders”).
 
Para explicar “la parte por el todo”, vamos a fijarnos en una marca de comida para gatos: Whiskas.
 
¿Qué significa “whiskas”? Whiskas viene de la palabra “whiskers”, que significa “bigotes”. Nombran el producto (el “todo”) por una pequeña parte de sus peludos consumidores (sus bigotes). Me encanta este ejemplo.
 
También puedes utilizar una parte del día a día de tu público. Como la app Monday (“lunes”), que sirve para gestionar proyectos empresariales.
 
El champú Pantene toma su nombre de uno de los ingredientes del producto: el ácido pantoténico o pantenol. Así consigue además diferenciarse del resto de champúes. Quizá alguno contenga también el maravilloso ingrediente pantenol, pero no lo sabemos.
 
Y ¿qué ejemplos puede haber de “el todo por la parte”?
 
Por ejemplo Decathlon, la cadena francesa especializada en productos deportivos.
 
¿Por qué Decathlon? Si un triatlón es una modalidad deportiva en la que se combinan 3 deportes (ciclismo, natación y atletismo), podemos imaginarnos que en un “decathlon” están prácticamente todos los deportes posibles. Igual que en un mega-almacén de la marca. Están todos. Es “el todo”.
 
El diseñador japonés Shinsuke Takizawa creó en 1995 la marca Neighborhood (“barrio”). Es una firma de moda urbana o streetwear. Con su nombre designa el “todo”, el concepto que contiene este tipo de moda atrevida y americanizada: el “barrio”.
 
La empresa belga Casa se especializa en productos de decoración para el hogar. Utilizan un nombre que designa “el todo”. Una palabra que abarca todos los productos. Que es más el contenedor que el contenido.
 
Pero ¡cuidado! Con esta estrategia no puedes elegir un nombre que simplemente designe tu producto. Es decir, si eres una inmobiliaria o una constructora no puedes llamarte “casa”.
 
En el mundo de los buscadores de viajes online, tenemos dos de estas estrategias: KAYAK sería una mínima parte de un viaje o una manera muy pequeña en la que viajar. Mientras que el buscador brasileño Mundi se referiría al “todo”, el contenedor que abarca todos los destinos posibles.
 
Lo que estamos utilizando en esta estrategia son dos recursos literarios muy populares: la metonimia y la sinécdoque. Son muy eficaces y de hecho, los utilizamos en el habla común (por ejemplo, cuando decimos en un partido de fútbol que el balón “se introdujo en la red”). Y tienen aplicaciones incluso en el mundo de la psicología.
 
EJERCICIO 3. Crea hasta 5 nombres con el método “arte y parte”:
  • Piensa en todos tus productos. ¿Cuál sería el contenedor para todos ellos? ¿Cuál sería el “todo”? Como el caso de Casa…
  • Piensa en tu producto estrella, ¿Hay algún ingrediente clave que otras marcas no tienen? Como Pantene…
  • Piensa en tu público objetivo, ¿Puedes nombrar partes de él que sean muy características? Como en el caso de Whiskas…
  • Piensa en tu proyecto o producto. ¿Puedes nombrar posibles consecuencias a partir de él? Como hizo Dr. Dre con sus auriculares Beats.
 

Método #4: ¡Suena bien! (la estrategia Wallapop)

nombres para empresasEs verdad que, cuando se trata de crear nombres, le solemos dar prioridad al nombre escrito. Pero empezar por su sonoridad es un ejercicio muy útil que da lugar a nombres únicos.
 
El sonido es muy poderoso. Tiene la capacidad de hacernos mover el pie al ritmo de la música, de sincronizar a cientos de personas bailando en una discoteca, de alegrarnos el día, de transportarnos a un estado de ánimo…
 
Las grandes marcas conocen este poder. Y muchas ellas han creado sus nombres a partir del sonido. ¿Cómo?
He clasificado estas estrategias sonoras en 4. ¡Son mucho más fáciles de lo que parecen por sus nombres!:
  • Aliteración
  • Onomatopeya
  • Repetición o rima
  • Fonética o fonosimbologia
La aliteración es evocar algo mediante la repetición de un sonido. Por ejemplo, la multinacional Kodak, especializada en fotografía, repite el sonido “k” al principio y al final de su nombre, simulando así el sonido de un obturador fotográfico. ¡Suena igual que una cámara de fotos al disparar! Preciso y exacto.
 
Coca-Cola toma su nombre de la combinación de hojas de coca y cola de sus ingredientes. Pero al repetir el sonido “k” crea un efecto divertido que recuerda a los cubitos de hielo chocando entre sí en un vaso de cristal. ¡Ah! Y también recurre a la “repetición o rima”, al repetir el ritmo “o-a”. Muy pegadizo.
 
Aún más inmediato es el recurso de la onomatopeya: un sonido que imita exactamente lo que quiere nombrar. Lo tenemos en Crunch, la barra de chocolate de Nestlé. ¿Por qué es “Crunch”? Es el sonido crujiente que produce al morderse, al incluir cereales tostados. Ay, esto de crear nombres da un hambre…
 
Cuando Microsoft creó su propio buscador de internet, el nombre ganador fue Bing. Pero también se propuso el nombre Bang, ambos por las mismas razones. Su sonoridad recordaba a un “destello” o “explosión” rápida (como un “mini big-bang”), muy adecuada para un buscador que promete mostrarte millones de resultados en un segundo. Otro ejemplo de onomatopeya.
 
También tenemos el recurso de la repetición. La diseñadora Miuccia Prada, heredera de la lujosa firma de moda Prada, decidió crear una marca de moda más accesible y personal. Eligió el nombre Miu Miu, un nombre divertido y pícaro que recurre a una repetición y onomatopeya felinas.
 
La empresa de brazaletes deportivos Fit Bit recurre también a la “repetición y rima”. Además de representar las dos facetas clave de su proyecto (lo tecnológico en “bit” y el deporte en “fit”), Fit y Bit riman y además repiten casi todas las letras. Por lo que resulta muy rítmico y pegadizo.
 
¿Puedes adivinar los recursos que utilizan las marcas Tic Tac (caramelos), TikTok (app de vídeos sociales), Kit Kat (chocolatina) y Naf Naf (moda francesa)?
 
Por último, puedes crear nombres desde cero. Letra por letra o mejor, sonido por sonido. Hasta que salga algo que te “suene bien.” Y que transmita algo sobre tu marca, simplemente con su sonoridad.
 
La ventaja de los nombres creados así es que seguramente serán únicos. Al no recurrir a ninguna palabra existente, será más probable que pueda registrarse como marca y que tengas disponibles todos sus dominios. ¡Y eso es muy valioso, créeme!
 
Por ejemplo, el nombre Wallapop no significa nada. Pero empieza con una “w”, algo inusual en español. Pasa de una sonoridad muy cerrada (w) a una muy abierta (a) muy rápido, por lo que transmite apertura, revelación y descubrimiento. Y cuando creías que ya estaba todo dicho (walla..), un explosivo “pop”. Sorpresa, diversión, encontrar lo inesperado… Ideal para esta divertida app de compraventa online (en cuyo catálogo puedes encontrarte cualquier cosa).
 
¿Cómo crear nombres desde cero, basados en la fonética? Aunque te parezca raro, te aconsejo que hagas como los bebés: balbucear. Si ellos han sido capaces de crear algo tan importante como la palabra “mamá”, que se dice prácticamente igual en todos los idiomas, tú puedes crear tu nombre.
 
Pero antes de que empieces a gatear, veamos algunos conceptos sobre fonética (parte de la lingüística que estudia los sonidos) y sobre fonosimbología (que estudia la relación entre sonidos -fonemas- y significados) que te pueden ayudar a crear tu nombre.
 
Las letras “k”, “p”, “t” y “q” crean sonidos cortantes y precisos, ya que interrumpimos y soltamos repentinamente nuestro flujo de aire para pronunciarlos. Suelen asociarse a formas rectas y afiladas y a conceptos como exactitud o precisión. Son sonidos más fuertes por lo que tradicionalmente parecen más masculinos.
 
Las letras “b”, “m”, “l” y “n” crean sonidos más sostenidos y graves. La “m” es la consonante más fácil de pronunciar, por eso es la primera que aprendemos cuando somos bebés (y de ahí la palabra mamá). Suelen asociarse a formas redondeadas y a conceptos como suavidad o amabilidad. Son sonidos más suaves por lo que tradicionalmente parecen más femeninos.
Si tomamos a dos marcas españolas competidoras, Teka y Balay (fabricantes de electrodomésticos de cocina), yo diría que el nombre Teka sugiere más exactitud, precisión y fuerza, mientras que Balay sugiere más cercanía y calidez. ¿No crees?
 
Las letras “f”, “s” y “x” se pronuncian mediante vibración entre partes de la boca. Por eso crean sonidos más vibrantes, deslizantes o sinuosos. La letra “x” se pronuncia más como “s” al principio de una palabra (como en “Xerox”) y como una explosiva “x” en el resto de casos. ¿No te sugiere el nombre Exxon como una explosión de energía?
 
Las letras “z”, “w”, “y”,”k” y “x” son las más inusuales en español. Se usan poco. Por eso resultan muy sorprendentes los nombres de marcas como Zynga, Kayak, o las mencionadas Xerox, Exxon y Wallapop. ¡Y por eso puntúan más en el Scrabble! Son ideales para sorprender.
 
La vocal “a” es la letra más abierta. Y en español muchas veces se asocia a lo femenino, mientras que para el público anglosajón tendrá una sonoridad española o latina (proveniente del latín clásico): Amena, Activia, Acciona, Asana, Astra, Aliada…
 
Solemos asociar la vocal “i” (o más bien su sonoridad) a lo pequeño, infantil o cariñoso: “javi”, “pequeñito”, “cosquillas”, “mami”, “mummy”… Por eso marcas como Kijiji (anuncios clasificados) o Kiri (queso fundido) nos parecen divertidas, cercanas o cariñosas.
 
La “u” es la vocal menos usada en español y tiene la sonoridad más cerrada. Quizá por eso, nombres como Ubuntu (el sistema operativo) nos parecen exóticos.
 
Piensa en estas sonoridades básicas como si fueran colores. Y “pinta” tu nombre combinando sonoridades, balbuceando, pronunciando real o mentalmente hasta que la combinación te parezca interesante y apropiada. No olvides que un nombre tan eficaz como Häagen-Dazs se creó así. Su fundador, Reuben Mattus, dedicó un buen rato a pronunciar palabras sin sentido sentado en la cocina de su casa hasta que dio con un nombre adecuado por su sonoridad nórdica.
EJERCICIO 4. Crea hasta 5 nombres con las siguientes estrategias o recursos lingüísticos basados en el sonido:
  • Aliteracion: como Kodak
  • Onomatopeya: como Crunch
  • Repetición o rima: como FitBit
  • Fonética o fonosimbologia: como Wallapop

Método #5: con nombre propio (la estrategia Disney)

nombres para empresasEn el pasado, con frecuencia las marcas solían llamarse como sus fundadores. Por eso, muchas de las marcas más famosas y longevas de la historia llevan un apellido como nombre.
 
Es el caso de Ford, Philips, Disney, Hilton, McDonald’s, -Ericsson, Armani, Bacardi, Lacoste, Nestlé, Heineken, Dell, Fender, Heinz, Tiffany, Ferrari, Givenchy, Versace, Mazda, -Barclays, Nordstrom, Martini, Kellogg’s, Levi’s, -Burberry, -Honda, Guiness, Chanel, Vans, Deloitte, Forbes, Gilette, Hilton, Swarovski… y muchísimas más.
 
Esta es una estrategia muy fácil de aplicar que funciona especialmente bien cuando tu apellido es original y distintivo. Las marcas creadas de esta manera pasan de ser un simple apellido a un nombre corporativo poderoso.
 
Si estás leyendo este post, posiblemente hayas descartado tener un nombre de marca personal para representar a tu empresa. Pero piénsalo dos veces. Las marcas personales funcionan. Incluso algunas de las marcas más reconocidas del mundo utilizan no solamente un apellido, sino el nombre personal completo del fundador: Johnnie Walker, Estée Lauder, Mary Kay o John Deere son buenos ejemplos.
 
Usar tu nombre y apellido como nombre de marca funciona especialmente bien en sectores donde es importante el talento individual del creador. Por ejemplo, en marcas de moda (en especial de alta costura): Louis Vuitton, Tommy Hilfiger, Carolina Herrera, Óscar de la Renta, Ermenegildo Zegna, Giorgio Armani, Ralph Lauren, Michael Kors, Narciso Rodríguez, Calvin Klein, Hugo Boss.
 
Hay una cierta cadencia en estos nombres de marca. ¿La oyes? Parece que el apellido complementa perfectamente al primero. Y el resultado global es una sonoridad muy completa y agradable al oído.
 
Lo mismo sucede en lo que llamo los “nombres Rock & Roll”: cuando hay dos fundadores detrás de la marca:  Abercrombie & Fitch, Moët et Chandon, Barnes & Noble, -Harley-Davidson, Fisher-Price, Dolce & Gabanna, Bang & Olufsen. ¿No te parece que suenan genial?
 
Quizá estés pensando que ni tu nombre, ni tu apellido, ni el de tu socio son lo suficientemente interesantes o no suenan del todo bien. ¿Qué hacer en estos casos?
 
  • Puedes “exotizar” tu nombre o apellido.
 
Así, el diseñador de moda español Francisco Rabaneda Cuervo se convirtió en Paco Rabanne, añadiendo un toque francés muy acorde al estilo de sus creaciones.
 
Cuando Maksymilian Faktorowicz decidió crear una marca de cosmética, americanizó su nombre para transformarlo en Max Factor.
 
El empresario griego Sotirios Voulgaris convirtió su apellido en Bulgari, italianizándolo y haciéndolo más fácil y atractivo para su público.
 
  • Puedes inventarte un nombre y apellido que suenen bien.
 
Proenza Schouler es una reconocida marca de moda y accesorios creada por los diseñadores Jack McCollough y Lázaro Hernández. Pero Proenza Schouler no es nadie en concreto. El nombre fue creado a base de combinar los apellidos de soltera de las madres de los fundadores.
 
Igualmente, Elizabeth Arden es un nombre inventado que viene como anillo al dedo a esta elegante marca de cosmética.
 
Marco Aldany es la primera cadena de peluquerías en España y está presente en otros países como México, Perú y Colombia. Pero ¿quién es Marco Aldany? Nadie realmente. El nombre surgió de combinar los nombres de los tres hermanos fundadores (Marco, Alejandro y Daniel) en un nombre que, por su sonoridad italiana, sonase atractivo en el sector de la peluquería.
 
Massimo Dutti es una marca de ropa perteneciente al grupo Inditex. Pero no es obra de un diseñador italiano. Fue el empresario español Armando Lasauca quien creó la marca en 1985,
inventándose para ella un nombre italiano muy atractivo para su público en aquel momento.
 
  • Puedes homenajear a alguien importante.
 
Cuando Emil Jellinek creó la que después sería una de las compañías de automóviles más célebres de todos los tiempos, decidió llamarla con el nombre de su hija: Mercedes.
 
Igualmente, el nombre Danone surge a partir del nombre del hijo del fundador de la marca, Dani o, cariñosamente, “Danón”. Las marcas Marinela y Carmencita también son homenajes a las hijas de los fundadores originales.
 
Pero no todo queda en familia. La marca de automóviles eléctricos creada por Elon Musk homenajea en su nombre a Nikola Tesla, sin cuyas invenciones no serían posibles hoy en día los productos de la empresa Tesla. Pero la empresa no fue creada por el célebre inventor e ingeniero eléctrico.
 
Me gusta mucho el caso de la agencia española de publicidad Shackleton: el nombre hace referencia a Ernest Henry Shackleton, uno de los primeros exploradores en pisar la Antártida. Shackleton no era publicista, pero el nombre transmite varios valores de la agencia: el carácter valiente, audaz, lo intrépido de sus ideas…
 
En realidad es la misma estrategia que la de Cadillac. La marca de automóviles de lujo rinde homenaje en su nombre a Antoine de la Mothe Cadillac, explorador y aventurero francés que recorrió gran parte de la geografía de los Estados Unidos en el siglo XVIII.
 
EJERCICIO 5. ¿Puedes crear hasta 5 nombres de marca “con nombre propio” a partir de todas estas estrategias?
  • Observa tu nombre, tu apellido y la combinación de ambos ¿es interesante y única como nombre de marca?
  • Exotiza tu nombre y apellido.
  • Inventa un nombre nuevo: inspírate con webs como https://surnames.behindthename.com/names/list
  • Homenajea a un familiar o a un referente en tu sector.

Método #6: números ganadores (la estrategia 7-Eleven)

nombres para empresasHe dudado mucho de si contarte o no esta estrategia. Porque he notado que la mayoría de las empresas la utilizan mal. Pero estoy convencido de que con ella puedes crear nombres de marca originales. Siempre que la utilices bien.
 
Me refiero a la estrategia de incluir números en tu nombre de marca.
 
¿Cómo utilizar bien esta estrategia? Debes cumplir con 2 condiciones:
 
  • El número que adoptes debe significar algo o ser entendible para tu público objetivo: sin necesidad de visitar la sección “sobre nosotros” de tu página web.
  • El número que adoptes debe expresar algún valor o beneficio del producto: aunque sea sutilmente.
 
Un ejemplo icónico es el de 7-Eleven. Esta cadena de alimentación de origen texano expresa mediante su nombre el valor más importante de la marca: su amplio horario, ya que en su origen era de 7 de la mañana a 11 de la noche. El público americano está acostumbrado a la expresión “9 to 5”, que viene a significar un horario normal de oficina en América. Por eso entienden el nombre 7-Eleven.
 
Si eres alguien al que le gusta apostar, sabrás que el 8 es un número de la suerte. En chino, suena parecido a la palabra “riqueza” y existen estudios que confirman que los consumidores chinos perciben las marcas que contienen el número 8 más favorablemente. Por eso, la casa de apuestas 888 tiene un nombre redondo: ¡Es un jackpot de números de la suerte!
 
La empresa estadounidense 23andMe ofrece kits de pruebas genéticas a sus usuarios, con los que pueden conocer sus orígenes y obtener fácilmente un perfil genético. Sus usuarios, interesados en el tema, conocen algo de genética básica y saben que tenemos 23 parejas de cromosomas en casi todas las células de nuestro cuerpo. Por eso 23andMe, con su slogan “Bienvenido a ti mismo”, es un bello nombre alfanumérico que funciona muy bien.
 
612 League es una marca india de moda dirigida a “tweens”, la franja de edad comprendida entre los 6 y los 12 años. Todo su posicionamiento de marca gira alrededor de esta idea, que está presente en su ropa, anuncios, web, etc. Para un padre consciente que está buscando ropa para esta edad tan particular, los números 6,1 y 2 tienen sentido y el nombre cierra perfectamente el círculo.
 
Entonces, ¿qué es lo que no debo hacer?” Te estarás preguntando.
 
He tenido varios clientes que sugerían incluir en su nombre algunos detalles personales, como el número de la calle donde estaba situada su oficina o el número de paralelo o meridiano de su ciudad.
 
Y aunque confieso que me pueden parecer intrigantes los nombres Portal7 o Paralelo34, si tu público no los entiende tenemos un problema: que esa puerta 7 podría ser la 8 o la 9. Dudarán de si el paralelo era el 34 o el 43. En definitiva: no recordarán tu nombre.
 
Por eso la exitosa empresa de diseño web 37signals, cuyo nombre solo significaba algo para los fundadores, decidieron cambiarse al nombre a Basecamp. Un nombre mucho más inequívoco y evocador.
 
Igualmente, el nombre del banco online N26 (originalmente Number 26) es imposible de adivinar: hace referencia a los 26 mini-cubos de los que se compone un cubo de Rubik. Qué bien, ¿no? El diseño minimalista de su web es un gran aporte, pero… Precisamente en el sector bancario donde hace falta más cercanía y humanidad, ¿qué añade un nombre como N26, tan frío y olvidable?
 
¡Aporta o aparta! No conviertas tu nombre en una broma interna. ¡No hay nada peor que alguien que se ríe solo porque nadie más entiende el chiste!
 
Si consigues utilizar números que realmente signifiquen algo para tu público en un sector en donde nadie más los esté utilizando, tu nombre puede ser realmente memorable.
EJERCICIO 6. Apuesta al caballo ganador. Crea hasta 5 nombres con “números ganadores”, contestando a las siguientes preguntas:
  • ¿Hay algún número que sea importante en mi proyecto o en el relato de mi marca?
  • ¿Hay algún número que sea importante para mi público?
 

Método #7: sufijos e hijos (la estrategia Milka)

nombres para empresasHe reservado esta estrategia para el final. ¿La razón? Primero, porque es uno de los métodos más utilizados. Y quería mostrarte antes otras técnicas igualmente útiles pero menos conocidas.
 
Segundo, y más importante: con este método puedes matizar todos los nombres creados hasta el momento. Así, con poco esfuerzo, puedes crear muchos nombres nuevos, basados en los primeros pero aún más originales.
 
¿En qué consiste esta estrategia? Simplemente, en añadir sufijos al final de palabras. O cambiar los sufijos existentes por otros, matizando palabras y nombres.
 
Por ejemplo, si hubieras creado una marca de chocolate, podrías haber seguido la estrategia “arte y parte” y elegir el nombre “Milk”, que designa el “todo” (tu chocolate) por la parte (un ingrediente clave). Con esta estrategia, partirías de “Milk” y probarías diferentes sufijos con los que crearías “Milkoo”, “Milkaze”, “Milkay”. O bien… “Milka”.
 
También podrías haber fundado una empresa de animación digital. Quizá tenías la palabra “píxel”, que parecía adecuada. Matizarías el nombre con diferentes sufijos: Pixanity, Pixero, Pixaloo, Pixelio, Pixer… hasta llegar a Pixar. Final feliz.
 
Si estabas buscando un nombre para tu buscador de viajes online, es posible que utilizaras la estrategia de “fusión irresistible” para mezclar las palabras “explorar” y “speed”. Y llegaras a tu destino añadiendo el sufijo “-ia”: Expedia.
 
O quizá una metáfora para tus maletas de alta durabilidad fuera “Samson” (Sansón), el mítico personaje de fuerza sobrehumana. Podrías añadir el sufijo “-ite”: Samsonite.
 
“¿Qué sufijos puedo usar?” Te estarás preguntando.
 
En internet puedes ver muchas listas de sufijos. Pero están clasificadas por idiomas y muchos de los sufijos no tienen mucha aplicación práctica a la hora de crear marcas. Por eso he recopilado esta lista de 100 sufijos, que combina varios lenguajes (entre ellos español, inglés, latín, griego, francés, italiano, japonés, hawaiano, euskera y zulú) y selecciona los sufijos más potencialmente útiles:
 
-a, -able, -ae, -ak, -al, -ali, -alio, -alium, -ama, -an, -ando, -ania, -any, -anza, -ar, -are, -aris, -arium, -ast, -at, -atic, -ation, -atum, -ava, -awi, -ax, -ay, -e, -ea, -ed, -eda, -ega, -ei, -eis, -eko, -elis, -ell, -ella, -elo, -emy, -en, -ens, -ensis, -eo, -er, -era, -ery, -essa, -etto, -etum, -eum, -eus, -eux, -evo, -eza, -i, -ia, -ie, -iel, -ife, -ify, -issimo, -it, -ita, -itia, -ity, -ium, -ius, -ivo, -ix, -iza, -ize, -izo, -o, -oir, -ois, -oko, -oli, -olio, -ology, -oma, -omi, -on, -ono, -oo, -opia, -opolis, -or, -ora, -ord, -ory, -os, -ova, -ox, -oy, -ua, -uel, -ui, -uni, -uo.
 
¡Un consejo! Ten cuidado con las tendencias de sufijos que hayan sido sobreutilizadas en tu país o región. En España desde los años 90 hemos sucumbido a una plaga de nombres con terminaciones del latín o griego clásicos como -alia, -ia o -um (ejemplos: Bankia, Legalium, Juvenalia, ). No es que sean malos nombres de por sí, el problema es que crearon una tendencia tan fuerte que ahora se asocian a algo un poco pasado de moda.
 
Evita también los sufijos localistas. Por ejemplo, en México son muy comunes los nombres acabados en “-mex”: Telmex, Cmex, Bancomex… En Murcia (España) son muy comunes los nombres acabados en “-mur”.
 
EJERCICIO 7. Crea hasta 5 nombres mediante sufijos.
 
  • Elige una palabra clave de tu proyecto o alguno de los nombres que hayas creado con los métodos anteriores.
  • Combina mentalmente esta palabra con la lista de sufijos y apunta los resultados que te parezcan interesantes.
  • Aclarar y repetir.
 
Si te han gustado estos 7 métodos para crear el nombre de tu empresa y estás tan loco como para querer más, en mi ebook “Happy Naming: cómo crear un nombre irresistible para tu empresa en 3 días” explico un total de 21 métodos, y profundizo más tanto en la parte creativa como en la parte estratégica y, muy importante, en la parte legal. Fin del spam.
 

Cómo elegir el mejor nombre para tu empresa

Si has seguido los métodos anteriores (y te has tomado un par de cafés), ya tendrás un montón de posibles nombres para tu empresa. ¡Buen trabajo!
 
¿Cómo elegir el mejor de todos?
 
Para elegir el mejor nombre vamos a evaluar los nombres que más nos gusten en base a las 9 características clave que todo nombre de empresa irresistible debe tener.
 
Para ahorrar tiempo (y para que no te encariñes mucho con ningún nombre, te lo digo por experiencia, jeje), vamos a empezar comprobando la registrabilidad como marca y como dominio.
 

1 Registrabilidad como marca

Nuestro nombre debe poderse registrar como marca y no ser igual ni muy parecido a otra marca registrada en nuestro sector. O tendrás un montón de problemas legales y pesadillas por las noches. ¡Garantizado!
 
Del 1 al 10, ¿cómo de registrable es mi nombre? ¿Existen marcas registradas iguales o similares en mi sector? ¿Y en otros sectores con los que pueda existir confusión.
 
Este apartado se merece varios “tips”:
  • Busca en la base de datos de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) https://www.wipo.int/branddb/es/ si existen marcas registradas idénticas.
  • Busca también marcas similares utilizando asteriscos. (Ejemplo: walla* para buscar todos los nombres que empiecen por “walla”).
  • No podrás registrar tu marca si en tu país existen marcas registradas idénticas o similares en tu misma “Clase de Niza” (existen 45 clases, busca la tuya en http://tramites2.oepm.es/clinmar/inicio.action) ni en clases que ofrezcan productos relacionados aunque sean distintas. 

2 Disponibilidad en internet

 
Del 1 al 10, ¿Cómo de disponible se encuentra mi nombre como dominio? Los resultados que encuentro en Google ¿son competencia real? Los dominios ocupados ¿están vacíos o están siendo usados por mis competidores? ¿Y los perfiles sociales?
 
Tip: Puedes chequear todos los nombres a la vez en https://www.dondominio.com/masiva/ marcando solo las extensiones que te interesen. También puedes chequear todas las redes sociales a la vez con https://namechk.com/
 

3 Estrategia

Del 1 al 10, ¿cómo de apropiado es este nombre para mi empresa? ¿Cómo de alineado está con mi posicionamiento estratégico, valores y personalidad de marca? ¿Cómo de coherente es el nombre con lo que quiero transmitir?

4 Originalidad

Del 1 al 10, y teniendo delante mi lista de competidores… ¿Cómo de diferente es mi nombre respecto del resto? Si un potencial cliente lo ve, ¿cuánto destaca este nombre sobre los demás?

5 Sonoridad

Del 1 al 10, ¿cómo de bien suena este nombre para mi público? ¿Resulta fácil de entender, de deletrear y de pronunciar? ¿Llega incluso a ser pegadizo y tener cualidades sonoras interesantes?
¿Mueves la cabeza al son de su tremendo ritmo? Vale, me he pasado un poco pero ¿sería fácil responder al teléfono?

6 Fuerza visual

Del 1 al 10, ¿cómo de interesante es este nombre visualmente?¿Me surgen ideas para convertirlo en un logo?¿Es atractiva la combinación de letras?¿Tiene alguna letra inusual y llamativa para tu público?
 
Tip: cuando trabajo con clientes, yo siempre trato de diseñar uno o varios logos rápidos para cada nombre. Así compruebo su potencial visual (es decir, así sé que puede convertirse en una marca chachi). Una opción más fácil si no manejas programas de diseño es probar a escribirlo con tipografías muy diferentes en Word o en Google Fonts (https://fonts.google.com/).

7 Fuerza comercial

Del 1 al 10, ¿estamos ante un nombre «que vende»? ¿En qué medida da pie a contar una historia o relato de marca chula que enganche a tu público potencial? ¿Tiene ese “algo” casi indescriptible que hace que “mole” como marca comercial? 

8 Emoción

Del 1 al 10, ¿es este nombre frío y corporativo (más cercano al 1) o expresivo y emotivo (más cercano al 10)? ¿Cuánta emoción transmite este nombre? ¿Cómo de apropiada es esta emoción para mi marca?
 
Tip: hoy en día es necesario que una marca transmita emociones, como ya dijo Marc Gobé en su clásico libro “Branding Emocional”. No todo es happy power, Aunque la mayoría de las veces es preferible evocar emociones positivas y reconfortantes, existen emociones para todos los gustos, públicos, marcas y productos: felicidad, compromiso, deseo, confianza, calma, rebeldía, nostalgia, sorpresa… solo son algunas de ellas.

9 Enfoque

Del 1 al 10, ¿cómo de entendible es este nombre para mi público, teniendo en cuenta su edad, sexo, gustos, nivel cultural, etc? Y teniendo en cuenta su edad, país e idioma, ¿es apropiado? ¿lo entenderán perfectamente? ¿existe alguna connotación negativa en el nombre?
 
Tip: si has elegido enfocarte en varios países de los que no conoces el idioma al cien por cien, asegúrate de que el nombre no tenga connotaciones negativas en esos idiomas. Este es un tema tan serio que existen empresas dedicadas exclusivamente a chequear las connotaciones lingüisticas de las marcas registradas. ¡Sé que no quieres insultar a nadie, y menos en un idioma minoritario!

¿Necesitas más ayuda para elegir bien el nombre de tu empresa?

Puedo ayudarte si quieres. Me dedico a esto (por si no lo habías adivinado).
 
Soy Alejandro Gallego Lozano y en mi web https://pronombres.es me especializo en crear nombres comerciales para todo tipo de empresas de habla hispana.
 
Tengo el mejor oficio del mundo. Cada encargo es diferente, y me permite investigar mundos nuevos y apasionantes. Es divertido (y hasta adictivo) jugar con las palabras, sonoridades y significados para conseguir sintetizar lo mejor de un proyecto en un nombre. 
 
Y no hay nada más satisfactorio que ver cómo un proyecto nace, sale adelante, crece, evoluciona y lleva «ese nombre”. El nombre que al principio solo estaba escrito en una hoja de papel, ahora vuela solo y es parte del ADN de tu empresa, de su identidad.
 
¡Contacta conmigo si se te ha atascado el nombre de tu próximo proyecto! ¡Lo sacaremos adelante!
 
Si prefieres hacerlo tú solo, también te puedo ayudar con mi ebook sobre creación de nombres.


Deja un comentario